«Plegarias negras»

Negra es la poesía, blancas son las rosas, quebradizas en otoño las hojas.

No me gusta cuando escribo poemas de amor, solo es egoísmo apasionado convertido a letras. Que plasma en sus vocales alargadas alaraídos anestesidos por las frías consonantes.

Solo es un vibrante sonido recitado. Que con rimas y leyendas va fabricando plegarias que encomienda a Bécquer.

 

ESTEL VÓRIMA

 

«Un cubo de fregar»

Era una tormenta. Era polvo. Era tierra. Era humo. Era miedo. Era fuerza.

Con los ojos cerrados y unos ojos que les corresponden. Nacida del silencio sale la sombra, un aborto negro que crece con la luz. Con la luz todo cambia. Hasta lo más necio puede parecer sabio.

En el cubo de fregar, con el agua renegrida, pu

Bonita decoración de lámparas retro lujosa y brillante

edo hallar una sopa primigénea de muerte, del pecado original. De un Adán sin Eva y un Caín sin su quijada. Es Judas comprándose con las treinta monedas un paraíso fiscal. Es la verborrea pecaminosa de los santos.

 

ESTEL VÓRIMA

«Arena»

Arenas en el desierto, cristales rotos y ardientes. Temores que se refugian en un mar de dudas cambiantes. Danzarines, al ritmo que marca el viento, aquellos que creyéndose libres, solo son aventados por dudas y temores ajenos, quemándose lentamente al sol y volando con el gélido viento de la noche.

 

Tree At The Desert

ESTEL VÓRIMA

“Tras la berja del jardín”

Hay quien me hace sentir hermosa, como una rosa; brillante, roja… frágil. Quien me refresca con el rocío temprano, mas también me recuerda que soy presa de mis propias espinas. Me hace desear que no me cojan, no quiero que se pinchen. Es una especie de condena voluntaria. Contémplame, es lo mejor para ti, pero no deslices tus manos, no me riegues con tu sangre. El agua de tu presencia será suficiente. Déjame verte aunque sea tras la berja del jardín.

ESTEL VÓRIMA

«De Héroe a antihéroe»

*HERCULES & THE GODS, 1997

 

Hola, amigos de los dragones. Ya estoy aquí otra vez, después de darme una vuelta por los pensamientos de los lectores más asiduos, para traeros un nuevo artículo sobre nuestros queridos personajes. Como sabéis, hemos ido a la inversa, empezamos por la necesaria, odiada y, a veces, también amada figura del villano, para finalizar nuestro viaje con las figuras de los héroes/antihéroes. Agarraos que para allá que vamos:

Podríamos comenzar definiendo a las figuras heroicas. Un héroe es es el protagonista. Alguien que persigue un objetivo (E.C) y que debe iniciar un viaje, físico o simbólico, para conseguirlo. El objetivo puede ser cualquiera, desde los típicos conseguir el “amor verdadero”, encontrar un tesoro o matar al monstruo. A otros muchos más complejos que les lleve a conocerse a sí mismos o les cueste un gran sacrificio personal: perder a su maestro, amigo leal o ser amado. Pero a cambio salva el reino o el planeta. Creo que es la forma más sencilla de explicarlo. También debemos decir que alguien es calificado como héroe por que se ajusta a una serie de normas morales, reconocidas y respetadas, ya sea en su propia mundo o en el nuestro (A.G y E. C). Tiene unos firmes principios a los que se aferra (J.A). Una serie de cualidades que le impiden usar las mismas armas del villano, aunque como ya hemos mencionado esto le suponga desventajas o pérdidas.
Cierto es que los héroes deben estar dotados de virtudes que consideramos buenas, desde nuestra óptica, cultura, código moral etc. Pero los héroes perfectos, carentes de defectos no suelen gustar mucho. Más que nada porque todos guardamos un poco de basura en nuestra papelera, y si tiene defectos, aunque sea algo simple, como mal olor de pies, charlatán o impaciente, nos ayuda a verlo no como un personaje de ficción sino como alguien “real” con quien podemos llegar a empatizar (J.A y E.C) y vernos charlando alrededor de una taza de café o unas cervezas (eso va en gustos). Puede que hasta lo consideremos nuestro colega y repasemos vez tras vez sus aventuras.
Otra cuestión que cabría mencionar de estos personajes es que realizan hazañas, de estas que cantarán los juglares por siempre jamás. Tengan o no poderes (J.A). Ya sabéis, por un lado esta Superman, un extraterrestre con forma humana, con visión rayos X y con una fuerza capaz de detener un avión en vuelo, y lo más importante, sin despeinarse. (El fijador le llegara por Amazon desde Krypton).
Luego tenemos a Batman, aunque el calificaría más para antihéroe, pero me refiero, no tiene poderes especiales, pero sí un entrenamiento duro y mucho dinero para hacer cacharros flipantes y así darles una buena tunda a los malos. Ah, claro, y a Alfred.
Vamos, que los héroes no tienen porque tener superpoderes, si los tienen aumentan de categoría, superhéroes (Superman, Spiderman…). El típico yo más, que tú eres duque, pues yo archiduque.
La figura del antihéroes es similar a la del héroe, tiene el mismo papel en la historia. ¿Qué lo diferencia? Las cualidades, no son las típicas virtudes, es decir, no están dentro del molde social en el que suelen encajar los ideales de bueno o malo. También ha de recorrer una senda, literal o simbólica, y conseguir un fin, más o menos “noble”, la mayor parte de las veces lo hace siguiendo sus propios intereses, una bolsa bien llena, títulos o tierras, salvar a quien le importa, o vengarse (esto también lo hacen los héroes). Muchas veces en su senda, el antihéroe deja los fines egoístas por los que se ha regido toda su vida y pasan a un segundo plano (J.A). ¿Por qué? Pues, porque en ese camino esos motivos egoístas le salgan mal y lo lleven a perder algo o alguien que le importaba… Hay razones varias. Destacamos como antihéroes a Geralt de la Rivia o el archiconocido Tyrion Lannister, seas de la casa que seas, a todo el mundo le gusta Tyrion.
Kvuthe está entre la heroicidad y antiheroísmo. Tan pronto salva a una compañera de clase de un incendio, o da de comer a otra que vive aislada en su propia realidad. Como acude al robo o la mentira para conseguir lo que se propone. Además, aunque persigue el fin de acabar con los malos, lo hace por venganza personal, no por lograr un mundo mejor. El que se mueva entra esas dos ideas es lo que hace que empatices con él.
Los defectos que no gustan de nuestro héroes, a pesar de que pedimos que los tengan, (queremos héroes no ángeles) es que se crean capaces de hacerlo todo sin ayuda, a pesar de que su propia historia demuestra vez tras vez, que si no fuese por sus amigos o mentores no lograría sus objetivos. Aunque la convicción férrea los mueva a defender a capa y espada lo que creen justo y bueno (J.A). Tampoco queremos paladines inflexibles, herederos de la verdad absoluta e incapaces de comprender un punto diferente al suyo (M.T). Y diría que de los antihéroes, son precisamente sus defectos los que nos gustan. Sabemos que sí que son asociales, por muy buenas razones a menudo. Que dejan en segundo plano el sentimentalismo en virtud de la lógica o lo conveniente. Y defienden férreamente no la justicia o la verdad y el honor, sino el pragmatismo y la consecución del premio, usando el lema de “el fin justifica los medios”. Suponen más bien un antagonista para los lectores y no tanto del héroe (A.G).
Una frase para recordar de uno de nuestros fieles colaboradores en su definición de héroe: «El que se queda en el barro, el que no será recordado» (A.G).

En fin voy a poner una serie de nombres, podéis decir cuál es vuestro favorito y si lo consideráis héroes o antihéroes:

Superman
Batman
Brienne
El Perro
Eowyn
Hércules
Mérida
Mulán
Leia y Luke.
Vegeta.
Edén.

 

 

Foto

También podéis añadir en vuestros comentarios vuestros preferidos, aunque no estén en la lista. Y lo qué opináis sobre los héroes y antihéroes.

ESTEL VÓRIMA

 

Revelan las primeras imágenes de Mulan